martes, 17 de noviembre de 2009

Carta de un padre a su hija.







Hola hija, sabes han sido muchas las veces que tu me dejaste debajo de la almohada de mi cama una carta, al inicio de tus primeros años eran unas pequeña hojitas con unos garabatos, donde expresabas en tu tierna manera de ser el cariño que me tenias, después fueron los dibujos donde mis piernas y mis brazos eran unas largas rayas con una cara redonda, siempre agarrando de la mano a una figura igual de delgada pero mas pequeña que por los largos cabellos que le dibujabas imaginabas que eras tu; cuando ya empezaste a escribir no dejabas de darme notas y tarjetas confeccionadas por tus propias manitos, no importando el motivo, solo expresando lo mucho que me querías y me amabas, y reconozco ahora que fue mi frialdad de ese tiempo, o mis grandes preocupaciones que nunca me permitierón dar respuesta a ninguna de esas simples y tan importantes cartas que tu me escribías.




Han pasado los años y ahora busco en el sobre de mis recuerdos todas esas hojas que la mujer más importante de mi vida me regalo un día. Sabes hijita tengo guardados desde el primer pedazo de papel mal cortado, hasta la ultima tarjeta que me diste con tanto amor y entusiasmos queriendo ver en mis ojos la misma dicha y felicitad que tu tenias al momento de entregármelo. Se que has crecido un poco, se también que tu amor por mi es tan igual o quizás mas fuerte que el que sentías en aquellos años, y hoy hija mía quiero decirte en esta carta lo mucho que te amo y que te necesito, no se como agradecerte los mementos de cariño y felicidad que pasamos juntos, haciéndonos cosquillas, enredándonos con las  almohadas de la cama, jugando al lobo o a las adivinanzas, cantado canciones y castigándonos con besos dobles cuando  olvidábamos la letra de alguna de ellas. Te amo hija mía, espero que esta carta no llegue tarde y también forme parte importante en el baúl de tus recuerdos allá donde guardas con mucho celo y cuidado el tesoro mas grande de tu vida… mi fotografía. Gracias hija por que al pasar los años solo me queda reconocer lo mucho que me enseñaste haciéndome sentir que yo era el Héroe de tu vida, la persona que mas admirabas…. Algunas vez tu maestra de Ingles, en un trabajo que les dejo en el que tenían que describir las cualidades y virtudes de la persona que mas admiraban, me felicito por que fuiste la única alumna que pego en su cuaderno la fotografía de su padre, mientras las de más niñas solo tenían elogios para sus ídolos de la televisión y sus cantantes favoritos…… que podía decir, solo sentí un nudo en la garganta y un cosquilleo en el estomago, no sabia como agradecer a Díos por haberme permitido tenerte, por darme la hija mas encantadora y maravillosa del mundo, no te imaginas lo orgulloso que estoy de ti hija mía.



No sabes como me tiemblan las manos y cuan emocionado estoy yo ahora por que tu leas mi carta, ahora entiendo muchas cosas que antes no entendía, cuando las personas mayores me decían: aprovecha a tus hijos ahora que son pequeños, dales calidad de tiempo, y sobre todo juega con ellos, comparte todo lo que puedas con ellos; por que en el momento menos pensado te darás cuenta que ellos ya se habrán ido, ya no estarán y extrañaras esas voces que te decían, - papi juegas conmigo, papi te quiero mucho, papi me haces cosquillas…. – y muchas veces cual era la respuesta que te daba, - hijita estoy cansado, mas tarde jugamos o mañana hoy no tengo tiempo- .



Tiempo, hoy quiero decirte hija mía que para ti tengo todo el tiempo del mundo, no estaré cansado nunca mas, solo deseo correr a tu brazos y cargarte en los míos, darte todos los besos posibles para que sientas lo mucho que te amo y que deseo estar contigo, decirte que tu eres mi ídolo, mi persona favorita, mi ejemplo de vida por tu sencillez, por tu comprensión, por tu inocencia y por tu ternura; te amo hijita aun a pesar del tiempo y que los años nos hayan golpeado sigo y seguiremos tiendo nuestro corazón de niño, un corazón como el tuyo. Quiero hacerte cosquillas aquellas que muchas noches no te hice, quiero correr contigo por el parque tratando de atrapar una paloma o pisando las hojas secas caídas de los árboles, quiero cantar contigo aquellas canciones que tus maestras te enseñaban en el colegio y que tu me cantabas tantas veces que al final terminábamos cantándolas juntos. Hoy quiero detener el tiempo y decirte lo especial que eres para mí, y que de ahora en adelante no desaprovechare la oportunidad de compartir contigo, de estar a tu lado, de seguir jugando…….de ser niño.
Gracias hija por ser tu la mujer mas importante de mi vida… Te amo




Tu papito…




Lucas
18:17 De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él.
1ª Corintios
13:11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

Johnny Ruiz